Entrar
Usuario
Contraseña
Recordar Contraseña

boletin

julio 2014 Mes anterior Mes siguiente  
L M M J V S D  
  1 2 3 4 5 6  
7 8 9 10 11 12 13  
14 15 16 17 18 19 20  
21 22 23 24 25 26 27  
28 29 30 31        
               
 
 
· 18/04/2008
Amor de capital-riesgo
La ayuda de inversores informales como familiares y amigos se revela como una de las fuentes de financiación vitales para los emprendedores murcianos
Cristina García

Uno de cada tres nuevos empresarios pide ayuda económica a algún familiar o amigo para iniciar su actividad. Sólo La Rioja supera a la Región en el porcentaje de inversores informales que ayudan a las empresas a nacer.

Conseguir el dinero necesario para montar una empresa es uno de los principales obstáculos con los que se enfrenta quien decide poner en marcha un proyecto empresarial. Este montante inicial ascendió en la Región en la mayoría de los nuevos negocios registrados en 2006 a 30.000 euros. Para obtenerlos uno de cada tres nuevos empresarios pide ayuda económica a un familiar o a un amigo, según revela el estudio El comportamiento emprendedor en la Región de Murcia, codirigido por Antonio Aragón Sánchez y Alicia Rubio, profesores del Departamento de Organización de Empresas y Finanzas de la Universidad de Murcia.

El 56,4 por ciento de los emprendedores murcianos que crearon una empresa el pasado año se autofinanció completamente, es decir, aportó el cien por cien del capital necesario para iniciar el negocio, comprometiendo gran parte de su patrimonio personal. El resto (el 43.6 por ciento) tuvo que recurrir a fuentes de financiación externas.

Uno de cada tres nuevos empresarios pide ayuda económica a algún familiar o amigo para iniciar su actividad

Los bancos e instituciones financieras así como las ayudas de la administración pública siguen siendo las fuentes más utilizadas por los empresarios de la Región para obtener los recursos económicos necesarios para iniciar un negocio. Concretamente, dos de cada tres emprendedores. No por ello es despreciable el dato de que el otro tercio acude a fuentes de carácter más informal. El estudio señala que la inversión informal supone “una fuente de recursos muy importante y vital para los emprendedores a la hora de financiar sus proyectos”, sobre todo hasta que las empresas alcanzan el tamaño y el desarrollo suficiente como para poder cumplir los criterios más exigentes de inversión solicitados por entidades bancarias o inversores más profesionales.

De la complicación de conseguir el dinero para iniciar un proyecto a pesar de contar con un plan de viabilidad sabe Francisco Javier López, que a finales del pasado mes de septiembre puso en marcha SG6, una empresa de seguridad informática. López requería 10.000 euros para comenzar su actividad empresarial y funcionar durante tres meses antes de obtener ingresos.

Sólo La Rioja supera a la Región en el porcentaje de inversores informales que ayudan a las empresas a nacer

“Mi socio y yo fuimos a seis entidades distintas, sin obtener finalmente el dinero”, cuenta Francisco Javier. Al presentarse como “una empresa nueva, sin vinculación con ninguna entidad, sin ingresos iniciales y sin ningún tipo de aval” no consiguieron el crédito que necesitaban, relata.

HOMBRE, 38 AÑOS

En el informe elaborado por los profesores Antonio Aragón y Alicia Rubio se traza un perfil del inversor informal murciano. Según este trabajo se trata de un hombre, de unos 38 años, con estudios universitarios, en situación laboral activa, que trabaja por cuenta propia, con una renta familiar media y que invierte preferentemente en negocios orientados fundamentalmente a la hostelería, y a negocios comerciales y de ventas. El perfil se completa con que invierte unos 17.000 euros de media y es una persona a la que le une una relación familiar directa con el emprendedor.

En comparación con otras comunidades autónomas, sólo La Rioja supera a la Región en el porcentaje de inversores informales en 2006. Además, no sólo se erige como una de las autonomías españolas con mayor número de inversores de este tipo, sino que también es de las primeras regiones europeas en este asunto y supera a países como Canadá o Australia. El estudio estima que en Murcia casi 34.000 personas han actuado en algún momento como inversores informales durante el pasado año, generando un volumen aproximado de inversión total de 568 millones de euros.

El grado del vínculo familiar del inversor con el beneficiario (empresario) también está estrechamente relacionado con otro asunto que afecta a los emprendedores: el rendimiento exigido por el dinero prestado.

MÁS RELACIÓN, MÁS PLAZO

Según el informe
El comportamiento emprendedor en la Región de Murcia, el mayor porcentaje de inversores de la Región de Murcia que no esperan recuperar nunca o muy tarde lo invertido (en un plazo de diez o cinco años) se concentra en aquellos que mantienen una relación de parentesco con el emprendedor. A medida que la relación familiar directa es menos fuerte, el plazo de recuperación exigido o esperado por el inversor informal es más corto. Por ejemplo, si es el caso de un compañero de trabajo, de la encuesta realizada para el estudio se desprende que espera recuperar lo invertido entre seis meses y un año. Aunque en el análisis también se destaca otro dato que viene a confirmar no sólo la solidaridad de los más cercanos, sino también su generosidad, ya que un porcentaje de éstos no exige ni espera ningún rendimiento a su inversión.

Compártelo
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Menéame
  • Compartir en del.icio.us
  • Compartir en GoogleReader
  • Enviar por Email
© 2008 MurciaBan
Red Murciana de Business Angels
| Aviso Legal | Créditos | Mapa Web |
Premio a la mejor región europea de emprendedores